domingo, 10 de noviembre de 2013

Champús en Seco

Hace mucho tiempo que llevo usando este tipo de champús, aún cuando las opciones eran bastante más limitadas que ahora, ya que últimamente ha habido un boom de estos productos gracias a que marcas más conocidas como Schwarzkopf y Garnier han lanzado su versión para las líneas Gliss y Fructis y es posible encontrarlos en perfumerías y súper mercados con un precio es bastante asequible.



Los descubrí hará unos 10 años buscando una forma de espaciar los lavados ya que tengo el pelo extremadamente graso, hasta el punto de salir por la mañana con el pelo recién lavado y regresar por la noche ya con el pelo casi sucio, ni que decir tiene que a la mañana siguiente me lo tenía que volver a lavar porque no podía disimular la grasa ni recogiéndolo con una coleta y cuanto más lo lavas más estimulas la producción de grasa y cuanto más grasa tienes más necesidad tienes de lavarlo, así que entramos en un bucle del que no es posible salir y la única forma de tener el pelo razonablemente presentable era lavarme el pelo con agua y champú un día y al siguiente con el champú en seco, de esta forma dejaba descansar un día
tanto al cuero cabelludo como al pelo que con tanto lavado sufre bastante.


El uso del champú en seco no sustituye para nada al lavado tradicional, en primer lugar porque no limpia en profundad y en segundo porque ni mucho menos deja el pelo como recién lavado, independientemente de que deje más o menos residuos, el pelo quedará bastante mate e incluso algo reseco, así que solo nos sirve en caso de que necesites llevar el pelo más fresco y suelto si ese día no lo has lavado o si quieres espaciar los lavados por el motivo que sea, estos productos harán que te aguante un día más.

Aquí os dejo mi opinión sobre los champús en seco que he probado: 

Champú en seco Seborregulador al Extracto de Ortiga de Klorane.
El primero que probé y que sigue siendo uno de mis favoritos fue el Champú en Seco con Extracto de Ortiga de Klorane, absorbe muy bien el exceso de grasa y con un ligero masaje seguido de un cepillado se eliminan los residuos rápidamente.


    
Champú Seco Extra Suave con leche de Avena.

Lo he comprado cuando no he encontrado el de Extracto de Ortiga, pero este champú está más indicado para cuero cabelludo sensible, así que no lo recomiendo para las que lo tengáis más graso ya que no limpia igual, pero si lo que buscas es espaciar los lavados para dejar descansar a tu cuero cabelludo, este es tu champú.

Los dos champús de Klorane contienen 150 ml, cuestan alrededor de 11€ y los podéis encontrar en farmacias y parafarmacias.


Champú en seco de Azalea.
Buscando un champú seco algo más baratito, ya que a mí me duran bastante poco y a 11€ el bote no me salían las cuentas... encontré el champú seco de Azalea, que costaba alrededor de 5€, pero el resultado fue que tras usarlo 2 veces acabó en la basura. No me limpiaba bien y me era bastante difícil de retirar los residuos, me tenía que emplear bien a fondo para que no se notara que me había puesto un polvo blanco en el pelo, quizá el problema fue que no es tan específico para cabellos grasos y no supe aplicarlo bien.
Tengo que aclarar que era el formato antiguo, poco después lo reformularon, pero este ya no lo he probado, quizá el resultado ahora sea mejor.
No sé exactamente cuál es ahora el precio, creo que algo más caro que el de Gliss y Fructis y lo
he podido ver en perfumerías Bodybell y Juteco.


Champú Seco Gliss de Schwarzkopf.
Después de esa experiencia decidí no experimentar y seguir con el de Klorane, hasta el año pasado que apareció el champú seco Gliss de Schwarzkopf. El resultado no es tan bueno como el de Klorane, además de que me parece que el olor es muy fuerte, esto es lo que más me molestaba de este champú, pero absorbe bien la grasa. Eliminar los residuos no me resulta muy fácil, la propia marca recomienda que después del cepillado te pases el secador para eliminarlos (algo que no es necesario con otros), pero te deja el pelo bastante presentable y lo mejor de todo, que cuesta alrededor de 4.50€ y lleva 200ml.



Champús en Seco de Batiste:

Como este último no me acababa de gustar del todo estaba decidida a probar el de Fructis, pero antes de acabar el bote que tenía empezado encontré una oferta del champú en seco XXL Volumen de Batiste en la página de Maquillalia, así que me decidí a probarlo. Además de este también pedí el Original de la misma marca, y el resultado ha sido el siguiente:




Champú en Seco Original:
Me parece casi tan bueno como el de Extracto de Ortiga Verde de Klorane, absorbe rápidamente la grasa y se elimina con el masaje, casi no es necesario ni pasar el cepillo. El olor, aunque no llega a ser agradable, es bastante suave, que como he dicho antes era el mayor inconveniente que le encontraba al de Gliss. Estoy encantada con este champú, pero aún hay más.

Champú en Seco XXL Volumen:
Igual que el Original, limpia muy bien, los residuos casi se eliminan con el masaje, cepillando se quitan del todo y además, da volumen. Lo malo es que deja el pelo al tacto como con un "efecto laca" y que hace que al cepillarlo sea como un poco más áspero, imagino que será por los componentes que hacen que de volumen, pero a la vista no se nota nada, así que al menos para mí no es un inconveniente.
Pongo este champú en el primer lugar de mis champús secos favoritos.

Esta marca tiene más variedad con otros aromas, pero estos dos son los únicos que he probado y me han gustado tanto que no sé si me animaré a probar otros.

Estos champús se pueden comprar en la Web de Maquillalia:  http://www.maquillalia.com.
El precio del Volumen XXL fue de 4.50€ y lleva 200 ml, el Original estaba en oferta y costó 3.75€, su precio habitual es de 4.75€ y lleva 150 ml. 



¿Cómo se usan los champús en seco?

Para aplicar estos productos se deben seguir las instrucciones especificadas en el dorso, pero básicamente son las siguientes:

 1. Agitar el envase y pulverizar en las raíces separando por mechones a unos 20 cm del pelo.
 2. Masajear para extender el producto y que absorba el exceso de sebo.
 3. Cepillar para eliminar los residuos que han quedado.


 Además de estas, voy a añadir mis propias recomendaciones:
 4. Utiliza un cepillo lo más tupido posible para arrastrar mejor los restos que hayan quedado.
 5. Lavar bien el cepillo después de utilizarlo ya que se quedan acumulados todos los restos del polvo y grasa.
 6. Utiliza para lavarlo champú y una brocha para aplicar tinte, de esta forma podrás acceder bien a todos los rinconcitos  y todas las cerdas del cepillo. Asegúrate de que queda bien aclarado y déjalo secar.




¿Vosotras los habéis probado? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia?

Feliz Semana!!! Muack!



Publicar un comentario