miércoles, 22 de enero de 2014

Champús Sólidos de Lush

Champús Sólidos * Lush

Estas figuritas que tienen una pinta estupenda no son dulces, ni chuches, ni te las puedes comer para la merienda, son otro de mis grandes descubrimientos del 2013, los champús sólidos de Lush.

Después de bastante tiempo viéndolos en innumerables blogs, de escuchar maravillas sobre ellos y a pesar de haber usado otros productos de Lush con muy buen resultado, no me atrevía a probarlos, pensaba que serían productos demasiado agresivos o que no me servirían para nada teniendo en cuenta que tengo el cuero cabelludo bastante sensible y problemático además de un exceso de grasa bastante importante. Fue precisamente la desesperación por este último problema por el que me decidí a probarlos de una vez por todas. 

El Fairy.

Entré a la tienda y le comenté a la dependienta mi problema que tal y como suponía por todo lo que había leído previamente, me recomendó el champú El Fairy, según muchas opiniones, el milagro antigrasa. 

Champú Sólido * El Fairy * Lush

Esto es lo que la marca dice de él:

Es una potente barrita que equilibra la producción sebácea y evita que los cabellos se ensucien tan a menudo. Está hecho con enebro y romero para tonificar y disminuir la cantidad de sebo del cuero cabelludo. También lleva limón para lavar en profundidad los cabellos grasos, lima para purificarlos y lavanda, que le da un toque provenzal muy relajante. Olvídate de una vez por todas del aspecto lamentable de tu cabello y da la bienvenida a una melena de aspecto muy, muy saludable.

Mi opinión:

Es completamente cierto que limpia el cuero cabelludo en profundidad y deja el pelo sin una mota de grasa, como también es cierto que tiene un aroma a lavanda muy relajante, pero en cuanto a regular la producción sebácea, al menos en mi caso no me ha ayudado nada, es más, creo que deja el pelo tan seco que hace que el cuero cabelludo reaccione y provoque un efecto rebote que hace que se engrase más rápidamente, la verdad es que me aguanta limpio más que con un champú de supermercado pero no tanto como los otros dos que he probado.

Llevo usándolo algo más de dos meses, pensé que quizá sería cuestión de tiempo, pero creo que ya ha pasado el tiempo suficiente para comprobar que este champú no es para mí, en cambio, me recomendaron para alternar con este un champú líquido que sí hace que el pelo me aguante más tiempo limpio, que al no tratarse de un champú sólido no voy a entrar a describirlo, pero por lo bien que me ha ido os lo tenía que decir, es el champú Mi Primo Zumo y Sol.


Oceánico.

Después de comprobar que El Fairy no me funcionaba como esperaba y que Mi Primo Zumo y Sol a pesar de sí hacerlo puede resultar algo agresivo para usarlo de forma frecuente, fui en busca de otro champú, pero esta vez algo más suave, para alternar con los anteriores, que limpiase en profundidad pero que no engrasara ni lo resecara, así que me recomendaron el champú Oceánico

Champú Sólido ♥ Oceánico ♥ Lush

Esta es la descripción de la marca:

Una pastilla de champú azul eléctrico que lleva dos clases de algas suavizantes, nori japonés y musgo de Irlanda. Añadimos sal marina porque es un estupendo limpiador y es muy buena para el cuero cabelludo irritado, además de darle volumen a tu pelo. Normalmente, nuestros productos inspirados en el mar van perfumados con lima, limón y lavanda, pero éste es la excepción. Sí que lleva limón, para que te brille el pelo, pero también lleva absoluto de jazmín, de mimosa y de azahar, la fragancia que esperarías encontrar en un jardín tropical.

Mi opinión:

Me llevé una grata sorpresa el primer día que lo use, puesto que a pesar de ser también un champú sólido, la sensación al lavar el pelo es completamente diferente a la de El Fairy, hace una espuma muy cremosa y no deja la sensación de pelo extremadamente limpio que chirría como lo hacen los otros, por eso, aunque la sensación es bastante agradable tenía cierto temor a que no me estuviera limpiando bien o que me lo estuviera hidratando mucho y me lo fuera a dejar lacio o se ensuciara más fácilmente, pero para nada. Para empezar, el pelo se desenreda con mucha mayor facilidad que con los anteriores por lo que necesitas usar menos acondicionador y queda igualmente limpio e incluso con más volumen, pero además de eso lo deja brillante, suave y muy suelto, y lo mejor de todo es que me aguanta limpio más que con El Fairy y tanto como con Mi Primo de Zumo y Sol, así que se ha convertido en mi favorito con diferencia.

En cuanto acabe con El Fairy probaré con “Como Nuevo” para alternar con Oceánico y ver cómo me funciona la combinación de ambos. Ya os contaré.


Cuidado y Conservación.

El cuidado y conservación de estos champús es bastante sencillo, aunque se deben de tomar una serie de precauciones:



1. No dejes el champú sobre la bañera, ya que con la humedad quedará pegado y al estar al contacto con el agua se puede ir deshaciendo desperdiciando así el producto.
2. Para aprovecharlos mejor y que sean más cómodos de usar puedes partirlos por la mitad.
3. Utiliza una jabonera para guardarlo, a poder ser que no sea completamente lisa.
4. Si utilizar las latitas para guardarlos, asegúrate de que esté completamente seco, ya que si lo haces cuando está húmedo se quedará pegado y no habrá forma de sacarlo de ahí.


El precio de todos los champús sólidos de Lush es de 7,95€, a excepción de Godiva y Cocomanía que cuestan 9,50€ y 7,40€ respectivamente. 
Puede parecer un precio algo elevado, pero teniendo en cuenta su calidad y su duración merece la pena ya que según nos dice la marca uno de estos champús equivale a 3 botellas de champú líquido tradicional.
Los podéis encontrar en tiendas físicas Lush o realizando un pedido en su web: www.lush.es/

Como siempre, espero que la entrada os haya servido de ayuda y Muchas Gracias por leerme!


Publicar un comentario