martes, 18 de marzo de 2014

Autobronceador progresivo Summer Glow de Dove

Summer Glow * Dove

Ya está aquí oficialmente la primavera y aunque seguro que nos quedan por delante muchos días de cielos nublados, lluvia y bajas temperaturas, poco a poco tendremos que ir rescatando del armario prendas más veraniegas y con ellas, uno de los dilemas que conlleva el cambio de armario... ¿cómo me pongo ese pantalón corto con estas piernas tan blancas?

Es cierto que quizá sea pronto para eso, pero el tiempo en esta época no avisa, y de repente nos viene un día espectacular en el que nos sobra toda la ropa invernal y podemos estrenarnos con un día de piscina natural o de playa (afortunadas las que vivís en la costa), o simplemente lucir pierna en una terraza, sobre todo es en este último caso cuando decides que no vas a salir con tu blancura nuclear a la calle y en lugar de ponerte ese pantalón corto tan mono o esa mini falda sin panties optas finalmente por salir con tu vaquero de siempre y pasar calor hasta tener la oportunidad de tomar algo el sol y tener algo más de color en la piel, al menos este ha sido mi caso hasta que hace un par de años descubrí los autobronceadores progresivos, para mí la forma más rápida de conseguir un bronceado natural sin riesgos.

El principio activo que tienen este tipo de cremas es la Dihidroxiacetona (DHA), obtenida a partir de plantas como la remolacha o la caña de azúcar y funciona gracias a la reacción con las proteínas de la capa más externa de la piel, dando lugar a unos compuestos coloreados similares a los del color que se obtiene con el bronceado, pero sin activación de la melanina. Cuanto mayor sea la concentración de DHA mayor será la intensidad que obtendremos en nuestro falso bronceado, así, dependiendo del resultado que queramos obtener, nos decantaremos por un producto que tenga mayor concentración de este activo, como son los autobronceadores o una loción de efecto progresivo que tienen una concentración bastante menor.

Alguna vez he utilizado algún autobronceador, pero no me gustaba demasiado porque el resultado no es que sea muy natural y al obtener un tono mucho más intenso tienes que tener un especial cuidado al aplicarlo ya que cualquier pequeño error se podía convertir en un manchurrón en la piel, mientras que con estas lociones, al tener una menor concentración de DHA, el resultado es mucho más sutil, y si en una primera aplicación has tenido un pequeño error, puedes corregirlo fácilmente con un poco de exfoliante y una nueva aplicación.




El que yo utilizo es Summer Glow de Dove, en teoría está disponible en dos tonalidades diferentes, Fair to Normal Skin, para pieles claras y Normal to Dark Skin para pieles más oscuras, y digo en teoría porque por más que he buscado no he conseguido encontrar el primero, así que os hablaré desde mi experiencia con el de pieles más oscuras.

¿Cómo lo utilizo?

El primer paso antes de utilizar Summer Glow de Dove o cualquiera que sea el producto autobronceador que vayas a usar, es imprescindible exfoliar previamente para obtener un resultado homogéneo, ya que si en alguna zona tienes mayor concentración de células muertas, la reacción de los activos DHA en esas zonas será mayor y te dejará manchas.

Aplicar de forma ascendente, subiendo desde los pies.
Si lo haces al revés, al doblar la cintura o agacharte puede concentrarse mayor cantidad de producto en los pliegues que se forman en esas posturas, por lo que podría dejarlas más marcadas.

Aplicar una capa más fina de producto en rodillas y codos, ya que en esa zona hay mayor concentración de células muertas (por más que exfoliemos) y la reacción es mayor.

Aunque creo que puede hacerse sin problema, no lo utilizo para la piel del rostro, para eso estoy buscando un producto específico, pero hasta ahora solo he encontrado productos autobronceadores inmediatos para la esa zona, así que estoy completamente abierta a cualquier sugerencia que me hagáis.

Lavarse bien las manos después de la aplicación.

Se debe esperar a que se absorba bien el producto antes de ponerse la ropa, con 15 minutos suele ser suficiente.

Algo muy importante que hay que tener en cuenta ya que puede arruinarte una cita por muy bien que haya quedado tu bronceado, es que como consecuencia de la reacción química, en cuanto el producto comience a hacer su efecto vamos a empezar a oler a piel oxidada, por lo que si tienes una cita importante te recomiendo que lo uses el día de antes, de esta forma, el producto habrá realizado su función y estará lo suficientemente asentado como para que puedas darte una ducha y retirar el olor sin eliminar el efecto bronceado.

Este tipo de productos no suelen contener factor de protección solar, este en concreto no lo lleva, por lo que no sirve para tomar el sol.

Se puede usar a diario sin ningún problema, ahí ya entra el gusto personal de cada uno y de los resultados que se quieren obtener, quizá este al tratarse de un producto más específico para pieles de normales a morenas con un par de aplicaciones tengo más que suficiente, quizá con la versión para pieles más claras se necesite insistir algún día más.

Personalmente, el resultado que más me gusta cuando estoy tan blanca como ahora es el que queda después de tres días de aplicación, después reaplico cada 4-5 días que es cuando los resultado van desapareciendo.

Se puede encontrar en la mayoría de super mercados y droguerías y su precio ronda los 5€.

¿Me recomendáis algún producto de este tipo para el rostro o tenéis algún truco para broncearlo de forma progresiva con un autobronceador de efecto inmediato?
Publicar un comentario