lunes, 25 de enero de 2016

Rutina capilar sin siliconas. Actualizada.

Para la primera entrada de esta nueva etapa he decidido comenzar por donde me quedé, hablando sobre mi rutina capilar actual, que aunque en la base no ha cambiado con respecto a la última entrada, sí lo ha hecho en cuanto a productos, ya que no he dejado de probar y a la vez han aparecido nuevos productos en el mercado, algunos de ellos se han quedado de forma permanente en el estante de mi bañera por sus resultados y su buen precio.

Para el cabello, en la medida de lo posible sigo sin utilizar productos que contengan siliconas, después de unos tres años no he vuelto a incluir ningún champú ni acondicionador que las contenga, salvo algunas excepciones tampoco mascarillas (solo para el verano cuando voy a la playa o la piscina) y siempre que puedo las evito también en productos de acabado, aunque las empresas de cosmética se han puesto las pilas durante este tiempo y cada vez es más fácil encontrar productos libres de estos componentes, hay algunos en los que todavía resulta algo difícil no encontrarlos.

Tal y como dije en la entrada anterior, no es un componente perjudicial para la salud, pero a mí no me convienen ya que tengo el pelo muy fino y una raíz muy grasa, las siliconas en él lo que hacen es dejar residuos y estimular aún más a la glándulas sebáceas para eliminar a las "intrusas" del cabello, por lo que el resultado es un pelo más grasiento de lo que ya lo es por su propia naturaleza. Además, con el uso continuado de productos que las contienen, se tiende a crear una capa que recubre cada pelo y evita que los productos de tratamiento penetren y hagan su función.

Estos son los productos que estoy utilizando actualmente:



Champú NEW de Lush.

Su nombre anterior era Como Nuevo, pero como ya sabéis, Lush ha rebautizado sus productos con su nombre original, pero siguen siendo los mismos.
Después de probar casi todos los champús sólidos de la marca, este es el que se ha quedado de forma fija conmigo. Está indicado especialmente para cabellos finos, es fortificante, limpia en profundidad y da volumen. Como cualidad negativa es que limpia tanto que arrastra el tinte, si lo usas con mucha frecuencia se lleva todo el color.

Podéis encontrarlo en tiendas físicas Lush y en su web.


Champú antiencrespamiento con aceite de aguacate y manteca de karité.

Os preguntaréis que si tengo el cuero cabelludo tan graso y el pelo fino, por qué utilizo un champú con estas características, ¿no?. Pues porque además de eso, tengo las puntas muy secas y especialmente con el frío del invierno y con el agua del mar o el cloro de la piscina en verano se reseca y encrespa demasiado.

Es de la relativamente nueva gama de Garnier Original Remedies. Me llamó mucho la atención desde el principio, ya que la mayoría de los champús de la gama están libres de siliconas y parabenos, por lo que me animé a probarlos, en primer lugar lo hice con el champú de arcilla y limón para cabellos grasos, y la verdad es que no me convenció y no repetí.
Llegó el verano y me iba de vacaciones una semana a practicar un deporte de agua, así que iba a necesitar productos que me hidratasen y me nutriesen el pelo durante el tiempo que estuviera "en remojo" y bajo el sol, así que revisé bien los componentes de estos champús y me hice con el bote pequeño de este pensando que solo lo utilizaría para estas ocasiones, pero al final se ha quedado en mi rutina durante todos estos meses porque el resultado en mi pelo ha sido bastante bueno.
Normalmente utilizo algún champú suave para compensar con los específicos para cabello graso y que el cabello no sufra tanto, siempre champús neutros de farmacia, pero nunca se me había ocurrido utilizar uno que me fuera a nutrir e hidratar porque pensaba que me iba a engrasar demasiado, eso quizá pase con otros, pero con este no. Me deja el pelo limpio, suave, brillante y no me engrasa nada, me aguanta el pelo limpio tanto o más que con los champús para cabello graso, por lo que ha sido todo un descubrimiento para mí, de hecho, me gusta tanto, que lo utilizo casi siempre que me lavo el pelo, incluso cuando utilizo los otros champús, me doy una de las dos pasadas con este, me tiene enamorada. He de decir que no me deja el volumen del sólido New, pero todo no se puede tener.

Podéis encontrarlo en droguerías, perfumerías y supermercados.


Champú T-Gel de Neutrógena.

Es el champú que estoy utilizando actualmente para controlar el exceso de grasa y los problemas con el cuero cabelludo que en mi caso se suelen complicar con el otoño hasta bien entrado el invierno. La verdad es que hasta el momento, junto a un champú de tratamiento que me recomendó el dermatólogo a base de alquitrán de huya, es uno de los mejores que he probado. Se recomienda comenzar a usarlo 3 veces por semana como tratamiento de choque y un máximo de 2 veces por semana para mantenimiento.
Tiene textura melosa y olor neutro, a pesar de que me esperaba un olor fuerte a champú medicinal no es así. Mantiene los problemas del cuero cabelludo a raya, reduce los picores desde la primera aplicación y limpia en profundidad. Deja el pelo bastante suave, no reseca ni encrespa el cabello como otros productos específicos para cabellos grasos, de hecho, diría que incluso lo deja bastante hidratado, como contrapunto tengo que decir que no da nada de volumen, más bien deja el pelo algo lacio, de momento creo que es un buen candidato para repetir, pero hay que tener en cuenta que es un champú de tratamiento y no es aconsejable usarlo de forma continuada.
Podéis encontrarlo en farmacias y parafarmacias, yo lo adquirí con una oferta de 2x1 en la parafarmacia de Carrefour.

Champús en seco:



Sigo utilizando los champús en seco de Batiste, suelo ir probando los nuevos que van saliendo, pero además siempre tengo el Volumen XXL, es cierto que este último deja residuos en el pelo, que aunque no se ven dejan una sensación como de haber utilizado laca, y hace que el pelo se vea algo opaco, pero es el que más me gusta por el aspecto de pelo limpio y por el volumen que aporta.
Si os interesa, os dejo aquí el link de una de mis antiguas entradas sobre estos champús.

Acondicionador:

He probado varios durante este tiempo, pero me sigo quedando con Retread de Lush (antes SPA). Excepto este, con los acondicionadores sin siliconas no consigo desenredar bien el pelo después de lavarlo y no me aportan nada de hidratación. Os dejo aquí una reseña junto a American Cream (antes Crema Americana), aunque este hace mucho que lo dejé de usar.

Mascarillas:

Mascarilla Sensitive de Naturaleza y Vida.



Esta mascarilla la saqué en la última entrada y lo vuelvo a hacer, por lo que os podéis imaginar lo que me gusta. Se trata de una mascarilla nutritiva y fortificante que actúa tan solo en tres minutos y tiene la peculiaridad de que se aplica por todo el cabello y cuero cabelludo, no solo en las puntas.
Deja el pelo perfectamente hidratado, suave y brillante.
Está formulado con un 98% de ingredientes de origen natural, entre ellos, jugo de aloe vera y extracto de enebro y está completamente libre de siliconas, parabenos, colorantes y aceites minerales.
Podéis encontrarla en la sección de perfumería de Alcampo y en El Corte Inglés por unos 6€.

Suelo utilizar una vez por semana aceites a modo de mascarilla prelavado:

Aceite de Jojoba. Además de tener unas excelentes propiedades hidratantes y nutritivas, es antiinflamatorio y calmante, regula la secrección de las glándulas sebáceas y ayuda a disolver la grasa natural de la piel, por lo que es perfecta para masajear el cuero cabelludo, ya que lo hidrata, lo calma, regula la grasa y ayudará al champú a eliminarla en el lavado. A veces le añado dos o tres gotas de aceite del árbol de te para refrescar e incrementar los efectos antibacterianos y reguladores, además es un buen aliado para la dermatitis.



Aceite de Argán. Lo utilizo solo en las puntas para hidratar y repararlas. En alguna ocasión he utilizado una gotita después del lavado a modo de serum pero no sirve para mi pelo, lo engrasa demasiado.

Estos dos aceites junto con el de árbol del te son un básico para mí, ya que les doy muchísimo uso, no solo para el pelo, también para el cuerpo y la cara.
Si queréis saber más sobre cómo utilizo estos aceites no tenéis más que pedirlo.

Y hasta aquí mi rutina capilar del momento, muchas gracias por leerme!
Publicar un comentario