lunes, 22 de febrero de 2016

Mascarillas GlamGlow. Youthmud y Supermud.

Hoy os quiero hablar de las famosísimas mascarillas hollywoodenses GlamGlow. No se trata de un producto nuevo para nada, recuerdo el revuelo que causaron hace ya un par de años cuando llegaron a España, en aquellos primeros meses las redes sociales, los blogs y youtube se vieron inundados de rostros cubiertos de arcilla y sobre todo, de botecitos negros por todos lados, así que no os voy a descrubir nada nuevo, pero sí que quería aportar mi granito de arena dando mi opinión y hablando de mi experiencia con ellas.

En un principio fui bastante reacia a probarlas, me echaba para atrás tanto el escepticismo en novedades a las que se les da tanto bombo como su elevado precio, pero un día llegaron a mí como tantos otros productos, a través de una muestra, y a partir de ese momento tienen un hueco fijo en el armario de los potingues.

Mascarillas GlamGlow
Youthmud Tinglexfoliate Treatment.

Es más conocida como la mascarilla negra por el color de su envase. Se trata de una mascarilla arcillosa, bastante espesa y cremosa entre la que puedes encontrar partículas exfoliantes y trocitos de hojas de te. En su composición contiene Arcilla Marina del Mediterráneo (de la zona de Cannes, St Tropez y Mónaco, todo con mucho glamour), piedra pómez volcánica y tecnología TEAOXI™ que permite la liberación progresiva de una mezcla de antioxidantes. Promete resultados instantáneos tras su aplicación, en concreto un tono más claro gracias a la estimulación del colágeno.


GlamGlow Youthmud Tinglexfoliate Treatment
Esta mascarilla debe aplicarse por todo el rostro, evitando como siempre el contorno de los ojos, se deja actuar 10 minutos y se retira con agua tibia realizando un ligero masaje para potenciar el efecto exfoliante.

Según la marca, la mascarilla está indicada para todo tipo de pieles y para que sea usada dos veces por semana o cuando se desee, pero yo no no estoy del todo de acuerdo. En primer lugar, esta mascarilla produce un efecto de cosquilleo o picazón en la piel que según me consta, en algunos casos resulta insoportable. No en mi experiencia ya que yo a penas noto nada, pero quizá podría ser excesivo para las pieles más sensibles.
Por otro lado, esta mascarilla ejerce una potente exfoliación mecánica (por la fricción de las partículas exfoliantes con la piel) y personalmente creo que con una exfoliación, como mucho dos a la semana es más que suficiente, por lo que usarla más de dos veces me parece excesivo.

A pesar de los comentarios anteriores, mi experiencia con esta mascarilla ha sido y está siendo buenísima. Realmente limpia en profundidad, mucho más que ninguna otra mascarilla de arcilla de otra marca que hubiera probado antes, totalmente de acuerdo en cuanto a la promesa de luminosidad en la piel, además, la deja super suave y provoca un ligero efecto tensor que dura un par de días, lo noto especialmente en una dichosa arruga que tengo en el ceño.
Lo que no noto son sus efectos hidratantes, aunque es cierto que cuando la retiro mi piel no pide hidratación inmediata como me sucede con el resto.



Se presenta en una caja de cartón enorme, en su interior encontrarás un tarrito negro de plástico, contine 50 ml y cuesta la friolera de 49,90€. 
En España solo se vende en Sephora, la buena noticia es que por tener su tarjeta de fidelización te podrás beneficiar de varios descuentos a lo largo del año y conseguirla al 20 o 25% de descuento, aún así, no deja de ser un producto bastante caro.


SUPERMUD™ Clearing Treatment.

Es la mascarilla "blanca" de la marca. Se trata como en el caso anterior de una mascarilla arcillosa, pero bastante más líquida que la anterior. No contiene elementos exfoliantes mecánicos (no rasca), sino que la exfoliación y la limpieza de la piel la realiza gracias a la acción de una mezcla de ácidos (exfoliación química).

Supermud Clearing Treatment

Está especialmente indicada, según nos dice para tratar problemas específicos de la piel adulta (que no madura, aunque también).
Según nos dice la marca, se trata del tratamiento más avanzado científicamente para solucionar, prevenir y atenuar los problemas de piel. Contiene el nuevo complejo ACNECIDIC-6 de GLAMGLOW -mezcla de 6 ácidos (de los cuales AHA y BHA) para unos resultados instantáneos, y son:

        Ácido glicólico.
Ácido salicílico.
Ácido láctico.
Ácido mandélico.
Ácido pirúvico
Ácido azelaico

Estos ácidos serán los encargados de ayudar a la regeneración de la piel, aclarar manchas por exceso de pigmentación y daños solares, atenuar arrugas y líneas de expresión, actuar con su acción bactericida para reducir el acné y las marcas que este produce, y así un sin fin de propiedades beneficiosas para la piel.

En mi opinión y mi experiencia esta mascarilla es una auténtica pasada, fue la primera que probé y por la que decidí que merecía la pena gastarse el dinero que cuesta. 
Esta mascarilla se aplica bien por todo el rostro o solo en las zonas problemáticas, como suele ser el caso de la zona T, donde se acumulan la mayor parte de las impurezas y granitos. Al tener una textura más bien líquida y necesitar de muy poca cantidad (tan solo una fina capa), me gusta aplicarla con una brocha para base de maquillaje tipo lengua de gato. 
Según las instrucciones se deja actuar entre 5 y 20 minutos, un margen de tiempo bastante amplio, así que yo la dejo actuar hasta que está completamente seca sin fijarme en el tiempo y la retiro con agua templada.



Lo que más me llamó la atención la primera vez que la usé es algo que no había visto nunca con ninguna mascarilla limpiadora y es que conforme se va secando puedes ver perfectamente como la suciedad de los poros está siendo absorbida, siendo mucho mayor en las zonas más problemáticas, prueba irrebatible de que el producto funciona.
Una vez que retiras la mascarilla verás una piel limpia, suave, renovada y luminosa, es una verdadera pasada. Al igual que con la negra, en cuanto la retiro mi piel pide hidratación, de forma más urgente que con la anterior diría yo.

Además de la luminosidad inmediata que dura un par de días, lo que he notado es que al día siguiente los granitos que tuviera están prácticamente secos y mucho menos inflamados, y las veces que la he usado con la piel especialmente sucia con los poros taponados, al día siguiente la suciedad más profunda ha salido a la superficie, es decir, desincrusta los poros en profundidad y ayuda a que la piel expulse la suciedad no solo durante su aplicación, sino también durante las horas siguientes.
Ni que decir tiene que con ese cocktail de ácidos mejor utilizarlo por la noche antes de irnos a la cama, y utilizar un alto factor de protección solar a la mañana siguiente.

Se presenta también en una caja de cartón blanca y en su interior, de nuevo un pequeño tarro de plástico blanco, esta vez más pequeño aún, pues contiene 34ml, pero lo cierto es que cunde más que la anterior. El precio es el mismo, 49,90€.

En resumen, las dos mascarillas me gustan mucho y lo ideal es ir alternándolas, ya que sus efectos son diferentes pero se complementan a la perfección. El problema

es el precio, aunque Sephora está constantemente lanzando promociones y descuentos y no es difícil conseguirlas al 20%, siguen teniendo un precio bastante elevado, aunque depende del bolsillo y las prioridades de cada uno, para mí merece la pena pagar lo que cuestan.

Desde que las descubrí hasta ahora siempre he tenido las dos, sin duda volveré a hacerme con la blanca en cuanto se acabe ya que dudo muchísimo que haya otro producto en el mercado que pueda ni siquiera acercarse a los resultados que me da esta, pero si no cambio de opinión, la negra no la voy a reponer, he estado buscando otras alternativas más económicas que comenzaré a probar en cuanto acabe con la que tengo ahora en uso.

¿Habéis probado estas mascarillas? ¿Cuál es vuestra opinión?
Publicar un comentario