martes, 19 de abril de 2016

Combate la celulitis desde todos los frentes

Conforme nos vamos acercando a los meses de verano la preocupación por nuestro físico va en aumento, influenciados posiblemente por la cantidad de publicidad que nos inunda en estas fechas. Entre las preocupaciones más frecuentes de las mujeres a la hora de lucir bikini está la temida celulitis, ya que afecta a la mayor parte de nosotras, independientemente de si nos sobran o no unos kilos, ya que esta no está necesariamente relacionada con el exceso de grasa, incluso las más delgadas y esbeltas pueden sufrir este antiestético problema.

La industria cosmética ofrece un sinfin de productos para hacer frente a este problema tan común, ¿pero realmente son efectivas?




Desde mi punto de vista basado en mi propia experiencia, el masaje que damos al aplicarlas ayuda a combatirla, así como el propio producto cosmético que nos mantiene la piel hidratada y nutrida, de esta forma, nos ayuda a disimularla. La mala noticia es que los productos cosméticos son solo uno de los muchos ingredientes en la receta para combatir a nuestra enemiga, y el primer paso para hacerle frente es entender qué es exactamente, dónde se almacena, qué la provoca y finalmente, cómo se puede luchar contra ella.

Lo primero es entender cuál es la estructura del hogar en el que vive que es nuestra piel. Está formada por tres capas:

Epidermis: Es la capa más externa y actúa de barrera entre el exterior y el resto de capas cutáneas y nuestro organismo. Es en esta capa donde actúan los productos cosméticos.
Dermis: Se encuentran las glándulas sudoríporas y los folículos pilosos.
Hipodermis: Es la capa más profunda de todas y donde se encuentra la reserva energética principal del organismo, es decir, donde se almacena la grasa.

La celulitis está formada por la acumulación de tejido adiposo formado por nódulos de grasa, agua y toxinas en la capa más profunda de la piel (Hipodermis). Esto provoca que se vea irregular, con bultitos y hoyos, es lo que se conoce como piel de naranja.

CAUSAS QUE INFLUYEN EN LA FORMACIÓN DE CELULITIS

Causas genéticas y hormonales.
Hay personas que genéticamente están predispuestas a desarrollar celulitis en mayor o menor medida, pero además, hay un factor hormonal decisivo para el desarrollo de este problema, ya que determinadas hormonas favorecen su producción, en concreto el estrógeno y la progesterona, ambas hormonas femeninas, es por eso que el 90% de las mujeres presentamos este problema, mientras que solo el 10% de los hombres la padecen.
Algunas alteraciones emocionales como el estrés, la ansiedad, la depresión, etc, estimulan ciertas hormonas como el cortisol que también la favorecen, así como la falta descanso adecuado.

Uso y abuso de sustancias tóxicas.
El tabaco, el consumo excesivo de alcohol, el abuso del café y refrescos con alto contenido en cafeína, así como alimentos elaborados con alto contenido en componentes químicos favorecen una acumulación de toxinas en el organismo y con ello, la celulitis.

Alimentos ricos en azúcares, harinas refinadas y grasas.
Tanto los azúcares como las harinas y los cereales refinados son descompuestos rápidamente por el organismo y convertidos en energía de manera casi inmediata, la energía que no sea consumida se almacenará como reserva en forma de grasa, por lo tanto, si consumimos más hidratos de los que somos capaces de quemar, no haremos más que aumentar esas reservas. Además, el azúcar, los cereales y las harinas refinadas pierden la mayor parte de sus propiedades tales como la fibra, las vitaminas y los minerales, por lo que estos alimentos prácticamente lo único que aportan son calorías vacías.
En cuanto a las grasas, poco que decir. Son necesarias para el organismo, por lo que no podemos prescindir de ellas, solo debemos saber diferenciar aquellas que nos proporcionan un beneficio, como por ejemplo las procedentes del pescado azul, los frutos secos o algunos aceites vegetales, frente a aquellas que no solo se nos acumulan en forma de celulitis y michelín, sino que además son perjudiciales para nuestra salud.

Consumo excesivo de sal.
La sal es rica en sodio, elemento necesario para nuestro organismo, pero frente al cuál nuestro organismo reaccionará si se consume en exceso. Nuestro cuerpo actuará para expulsar ese sobrante, para ello retiene una gran cantidad de agua que le ayudará a diluirlo y expulsarlo. Por ello, una de las causas principales de la retención de líquidos que tal mal sienta a nuestra celulitis es un consumo excesivo de sal.


El sedentarismo.
Llevar una vida sendentaria provoca una disminución de la masa muscular en beneficio de la masa grasa, por ello se pierde firmeza y tonicidad y se gana volúmen y flacidez. Además, empeora la circulación, a su vez, empeorando la retención de líquidos y la eliminación de toxinas.

Llevar prendas muy ajustadas y tacones muy altos.
Impiden una correcta circulación sanguínea, si unos pantalones te dejan la marca de las costuras, mejor guárdalos en el armario hasta nueva orden.

¿CÓMO ATACARLA?

PRIMER PASO: DEJA DE ALIMENTARLA.

* Con respecto a la genética y las hormonas femeninas poco podemos hacer, lo que sí está en nuestras manos es ayudar a mejorar nuestros niveles hormonales rebajando el estrés y la ansiedad. Un buen método es la práctica de ejercicios de relajación basados en la consciencia de la respiración, como la meditación o el mindfulness, deportes como el yoga o el pilates, que además tonificarán tu cuerpo, camina, corre, patina, realizar cualquier ejercicio libera endorfinas, la llamada hormona de la felicidad, reduce la producción de cortisol (hormona del estrés) y te ayudará a descansar mucho mejor.

* Deja el tabaco y reduce el consumo de alcohol y cafeína. Mucho mejor sustituirlos por agua, zumos naturales de frutas y verduras e infusiones.

* Sustituye el azúcar blanco por azúcar integral y cuidado con los alimentos elaborados, bollería industrial, zumos embotellados y refrescos, ya que contienen una gran cantidad de azúcar entre otros muchos ingredientes perjudiciales.




* Sustituye el arroz, la pasta, los cereales y las harinas refinadas por su versión integral. El organismo tarda mucho más en procesarlos que los refinados, por lo que necesita más tiempo para convertirlos en energía y finalmente en acumularlos en forma de grasa, además, contienen un alto contenido en fibra, la cuál no es asimilada por el organismo y al desecharla, arrastrará con ella una gran parte de toxinas y otras sustancias nocivas.
Presta especial cuidado al pan, especialmente el envasado, ya que aunque nos lo venden como integral, realmente contienen un alto porcentaje de harinas refinadas, y en una menor medida, harinas integrales, además, pueden contener una gran cantidad de azúcar y sal.
Lo mismo sucede con las galletas y los cereales, por lo que mi recomendación es que mires bien la información nutricional de los productos para estar segura de lo que vas a consumir.
En mi caso, suelo evitar todo tipo de galletas, consumo cereales como copos de avena o centeno 100%, nunca preparados, y en cuanto al pan envasado, consumo con moderación algunos prácticamente 100% integrales.

* Evita los productos con alto contenido en grasa, nada de fritos, rebozados, bollería industrial, carnes muy grasas, productos lácteos a base de leche entera, quesos muy grasos.
Sustituye estos productos por carne de ave y pescado, cocina a la placha, al horno o al vapor, llena tu nevera con productos frescos como frutas y verduras de temporada, producteos lácteos desnatados, queso fresco y cocina tu propia repostería con ingredientes sanos.

* Reduce, o mejor dicho, controla el consumo de sal y alimentos ricos en sodio. Si no quieres seguir alimentando la celulitis, debes prestar atención no solo a la sal que añades a las comidas de forma consciente, ya que puede estar escondida en algunos alimentos que la contienen en grandes cantidades como los embutidos, los pescados ahumados, salchichas, todo tipo de conservas, la salsa de soja o los quesos curados. Una buena idea es sustituir la sal de mesa por sal integral, como la sal rosa del Himalaya que conserva intactas sus propiedades y ayuda a regular los niveles de sodio en sangre, o bien, sustituirla por especias para potenciar el sabor de los alimentos.



No tengas miedo a los plátanos. Es cierto que es una fruta algo calórica, pero tiene una mala fama totalmente inmerecida, es un alimento muy saludable que consumido como tentempié te ayudará a saciar el hambre, te aportará vitaminas y minerales, entre ellos el potasio que te ayudará a regular los niveles de sodio en sangre y a luchar contra la retención de líquidos.

* El sedentarismo alimenta a "la bestia", por lo tanto, muévete!. Hacer ejercicio tiene tantos beneficios positivos a nivel físico como emocial que daría para unos cuantos post el describir todas sus virtudes. No es necesario que hagas maratones, triatlones ni recorrer 100 kilómetros con la bici, pero levántate del sofá y como mínimo sal a caminar a paso ligero al menos durante 30 minutos diarios.


SEGUNDO PASO: DESÉCHALA DE TU CUERPO.

* Bebe entre litro y medio y dos litros de agua. Aunque parezca contradictorio, la mejor forma de luchar contra la retención de líquidos es beber agua. No solo ayudará a eliminar el exceso de sustancias nocivas del organismo, también ayudará a mantener todo tu organismo con un nivel óptimo de hidratación, incluida la piel, por lo que hará que luzca mejor.



* Depúrate. Toma alimentos y bebidas depurativas y diuréticas para ayudar a tu organismo a deshacerse de las toxinas y sustancias nocivas. Los alimentos que más te ayudarán serán frutas como la piña, manzanas, peras, sandía, papaya y cítricos, verduras como los espárragos, las alcachofas, el apio, el perejil y en general todas las frutas y verduras.

Tomar a diario el zumo de un limón con agua templada en ayunas te ayuda a depurar el organismo, además de aportar muchos más beneficios. Lo ideal es tomarlo unos 15 minutos antes del desayuno.
Otro zumo que te aportará grandes beneficios tomándolo en ayunas y te ayudará con la celulitis es el zumo de pomelo.

Alíate de los tés e infusiones, los que más te ayudarán serán el té verde y la cola de caballo. Mi recomendación es que tomes dos tazas de té durante el día, pero cuidado ya contiene teína y un consumo excesivo de esta sustancia, al igual que la cafeína, resulta perjudicial para el organismo e influye negativamente en la calidad del sueño, por ello no es recomendable superar esa cantidad, si te sientes hinchada durante la tarde o la noche mejor tomar una infusión de cola de caballo ya que esta hierba está libre de esta sustancia, aunque como en el caso anterior, tómala con moderación, ya que su consumo excesivo podría hacernos perder más cantidad de líquidos de lo necesario y con ellos arrastrar elementos necesarios para el organismo como los minerales, entre ellos el potasio. Tampoco es recomendable tomarla más allá de 15 días seguidos por el mismo motivo.
Una vez pasados esos días, una buena idea sería sustituirla por infusiones relajantes que te ayudarán a conciliar mejor el sueño como la Tila, Valeriana, Melisa y Hierbaluisa entre otras.
Lo ideal es tomarlas solas, pero si necesitas endulzarlas, opta por utilizar stevia, miel o azúcar integral.

Aprovecha al máximo el efecto de las cremas anticelulíticas aplicándolas en el momento más idóneo. Hay quien dice que uno de los mejores momentos es antes de hacer ejercicio debido a que aumentará la circulación sanguínea y su absorción será mayor, pero hay detractores a esta teoría que dicen que el sudor la expulsará. En cualquier caso, hay productos específicos para este fin, como el anticelulítico reductor de la gama Vanity Series de Deliplus, que promete quemar una cantidad de grasa proporcional a nuestra actividad.
La mayoría de teorías apuestan por aplicar el anticelulítico tras la ducha y antes de irse a la camaPreviamente se debe exfoliar la piel con movimientos circulares ascendentes, así la piel estará preparada y receptiva para el tratamiento posterior.

Productos anticelulíticos

Aplica cremas dando un buen masaje. Está comprobado que los masajes tiene un efecto beneficioso en la eliminación de la celulitis, ya que estimulan el sistema linfático y favorecen la circulación, por tanto, ayuda a la eliminación de toxinas, sustancias nocivas y el exceso de agua, es por este motivo por lo que es tan importante masajear bien al aplicar los anticelulíticos, aunque el producto cosmético en sí no sea capaz de llegar a la capa más profunda de la piel donde se aloja la celulitis, a través del masaje se estimulan los mecanismos que favorecen su eliminación.
Para hacerlo de forma correcta este debe darse siempre en sentido ascendente, insistiendo en las zonas más problemáticas.
Una de las características comunes que tienen los productos específicos es que son bastante densos, su propia textura te obliga a insistir en el masaje para ser absorbido por la piel, pero para ello puedes usar cualquier otro producto que te permita masajear sin que se absorba rápidamente, como por ejemplo los aceites corporales, que además te ayudarán a mantener la piel hidratada, protegida y nutrida.

* Haz ejercicio físico. Para librarte de nuestra enemiga es imprescindible que realices algún tipo de actividad física, lo ideal es combinar ejercicios de fuerza para aumentar la masa muscular y así conseguir unas piernas y glúteos más tonificados y ganarle terreno a la grasa acumulada en esas zonas con ejercicios de cardio. Te será especialmente útil ejercicios como las sentadillas o la zancada lateral e inversa.

Por otro lado, también resulta imprescindible que realices ejercicios aeróbicos que te ayudarán a librarte de la grasa que te sobra. Barriendo para casa os diré que un ejercicio estupendo es el patinaje, es cierto que si nunca has patinado necesitarás un periodo de adaptación y aprendizaje para comenzar a desplazarte sobre ruedas, pero una vez que lo hayas superado estarás preparada para ejercitar prácticamente la totalidad de la musculatura de tus piernas y el abdomen, es de bajo impacto, por lo que no sufrirán tus rodillas ni tus tobillos y gastarás una gran cantidad de calorías de forma divertida.

TERCER PASO: DISIMÚLALA.

Si a pesar de seguir todas las pautas mencionadas arriba sigues teniendo piel de naranja, hay un par de trucos que harán que pase algo más desapercibida.

* Mantén siempre la piel hidratada. Si con los productos anticelulíticos no te es suficiente para mantener la piel hidratada, suave y brillante aplica lociones, cremas o aceites siempre que lo necesites, con una piel bonita la celulitis pasará más desapercibida.

* Broncéate. El bronceado unifica el tono y es capaz de disimular no solo la celulitis, también estrías y varices. Para ello no es necesario que te tumbes horas y horas al sol, puedes recurrir a los autobronceadores instantáneos o progresivos, incluso a "maquillaje" corporal como la loción con color Piernas Divinas de Caudalie.

He excluido de esta entrada métodos que se llevan a cabo en clínicas estéticas como la Mesoterapia, Presoterapia y Radiofrecuencia entre otras, debido a mi desconocimiento en cuanto a procedimientos, duración del tratamiento y resultados, por tanto, si habéis probado alguno de estos tratamientos os agradecería que me contáseis vuestra experiencia en los comentarios.

Espero que la entrada os haya parecido interesante y no se os haya hecho pesada.

Gracias por leerme de nuevo, os espero la semana que viene!!

Publicar un comentario